Sembrar Esperanza es un programa educativo que tiene como objetivo fortalecer el carácter de los niños y adolescentes, medio fundamental para realizarse como personas y para vivir la libertad con responsabilidad

TALLERES PARA NIÑOS Y ADOLESCENTES

Edades entre 10 a 18 años.

Se imparten más de 20 sesiones adecuadas a la edad durante las horas de clase. Promueven el conocimiento propio, el respeto, el optimismo y el autocontrol para vivir la libertad con responsabilidad.

TALLERES PARA DOCENTES

El propósito es reforzar el rol docente  y capacitar a los educadores para que, conociendo la filosofía, la metodología y los contenidos, puedan animar a los alumnos en la misma dirección de la misión del programa.

TALLERES PARA LA FAMILIA

Están concebidos para informar y actualizar a la familia en los temas, herramientas y métodos más adecuados en la tarea educativa que les compete. Pueden ser simultáneos o independientes al curso con los alumnos, y se ofrecen temas en concordancia con los contenidos que se van impartiendo a los hijos.

  • Aumentar el aprecio por la singularidad y el valor de cada persona, reconociendo que una mayor autoestima capacita para amar y comprometerse por un fin bueno.
     

  • Valorar el esfuerzo por proteger la integridad y la salud, mediante la responsabilidad y el autodominio.
     

  • Inculcar el respeto a sí mismos y a los demás, basado en el aprecio de lo que son como personas.
     

  • Ayudar a los alumnos a concretar metas para desarrollar su carácter y apreciar los beneficios de la lucha por conseguirlos

¿POR QUÉ IMPLEMENTARLO?

Sembrar Esperanza despierta interés porque llega a la inteligencia y al corazón. Los contenidos ofrecen la información adecuada para cada edad y suscita las actitudes correspondientes. Tiene en cuenta las circunstancias y el ambiente en los que se desenvuelven los niños y adolescentes de hoy para que cada sesión les resulte aplicable de inmediato.

 

Los resultados

Hasta ahora observamos los siguientes resultados 

 

  1. Una mayor cohesión familiar. Se reporta un incremento en la comunicación entre padres e hijos.
     

  2. Mayor  habilidad para  construir y cultivar mejores y más profundas amistades. Esto se logra a través del respeto mutuo y la autodisciplina.
     

  3. Mayor capacidad para concretar metas que desarrollan su carácter y un mayor aprecio por los beneficios derivados de la lucha por conseguirlos.
     

  4. Mejora el manejo de las presiones sociales y de grupo. Aprenden a reconocerlas y enfrentarlas.
     

  5. Eleva la autoestima, mejora el conocimiento propio y la habilidad para tomar decisiones. Enseña a los estudiantes a salir adelante con confianza en ellos mismos.

     

PROTEGE TU CORAZON - ARGENTINA -  © 2017 Todos los derechos reservados.

  • facebook-square
  • Twitter Square
  • youtube-square